¿Qué es el distanciamiento social?

A medida que las oficinas y las empresas vuelven a abrir sus puertas, las medidas de distanciamiento social pueden ayudar a evitar las oleadas de contagios. Dada la actual situación de cambio e incertidumbre provocada por el COVID-19 durante todos estos meses, el distanciamiento social se ha convertido en una regla común. Esta consiste en estar separado de otras personas en un entorno físico, dentro de lo que marcan las normas sanitarias. Por tanto, al mantener una distancia considerable, se cuenta con una menor probabilidad de contraer contagios.

La regla fundamental de esta distancia es mantener 1,5 metros de separación interpersonal. Además, requiere intervenciones adicionales, como la reducción del aforo de las oficinas y la limitación del número de trabajadores permitidos en las reuniones en persona.

El distanciamiento entre mesas de trabajo permite a las empresas continuar con los esfuerzos para limitar la propagación del virus y, al mismo tiempo, reanudar con seguridad las nuevas prácticas comerciales normales. Esto aporta mayor seguridad y tranquilidad a los trabajadores. 

El distanciamiento social en el trabajo exige, además, que los administradores de los edificios o cualquier persona que trabaje en espacios cerrados, tengan conocimiento sobre medidas preventivas y sus aplicaciones en los distintos escenarios. De esta forma, se logran identificar y mitigar los posibles riesgos de forma efectiva y anticipada.

El distanciamiento social, también llamado "distanciamiento físico", debe practicarse en combinación con otras acciones preventivas cotidianas para garantizar el bienestar de todas las personas. Algunos ejemplos son:

- Usar la mascarilla, especialmente en lugares donde no pueda asegurarse la distancia mínima de seguridad.

- Evitar tocarse la cara con las manos sin lavar, en especial si no se han desinfectado previamente.

- Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón durante, al menos, 20 segundos. 

¿Por qué es importante?

El distanciamiento social es importante para garantizar el bienestar de todos, en especial el de las personas que tienen un mayor riesgo de padecer síntomas más graves a causa de una condición de salud previa. 

Medidas antes, durante y después de ir al trabajo

Basado en la guía de buenas prácticas del Ministerio del Trabajo para aplicar en las oficinas durante estos tiempos, hemos preparado esta sección con las recomendaciones que todo trabajador debe cumplir para estar seguro

Antes

- En caso de presentar síntomas como tos, fiebre, dificultad al respirar, etc., se recomienda auto-aislarse y no acudir al trabajo. En este caso, deberás cumplir con este decálogo.

- Si has estado en contacto con algún contagiado, se recomienda no acudir a la oficina por un periodo mínimo de 14 días y mantenerse aislado. 

- Tampoco debes acudir al trabajo si eres considerado población en riesgo. En caso de que no puedas trabajar a distancia, deberás hablar con tu médico.

Durante

- Cuando te traslades al lugar de trabajo, procura elegir un medio de transporte que priorice el distanciamiento social

- Asegúrate de llevar mascarilla

- Procura desinfectar las superficies que toques.

- Mantén una distancia entre las mesas de trabajo de, al menos, 1,5 metros. Aplica la misma regla en otras áreas comunes. Si trabajas con coworkers, procura minimizar el contacto. 

- Consulta a tu empresa sobre los horarios de entrada, y las jornadas laborales, escalonadas. También de que te provean todo el material necesario (gel hidroalcohólico, mascarillas, etc) para garantizar tu seguridad en el trabajo. 

Después

- Infórmate sobre el protocolo de acción de tu empresa en caso de que alguien presente síntomas o sea contacto directo de un positivo por Covid-19. 

- Antes de llegar a casa, trata de desinfectar todos los equipos que lleves contigo. 

distanciamiento social.jpg

Cómo mantener la distancia en el trabajo

Las organizaciones que no pueden implementar el teletrabajo, necesitan aplicar medidas de distanciamiento social para los trabajadores in situ. Aquí les explicamos cómo. 

Mantén siempre la distancia de 1,5 metros

Estar a 1,5 metros de otras personas ayuda a minimizar los contagios de enfermedades que se transmiten a través de partículas del aire. Como muchas personas no muestran síntomas claros de haber contraído el virus, mantenerse a una distancia prudencial de todos es la mejor forma de evitar el riesgo.

Usar la mascarilla correctamente

Según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, lo primero que debes hacer es lavar bien tus manos antes de tocar la mascarilla, comprobando que no esté rota. Coloca el borde rígido sobre la nariz, hacia afuera, y asegúrate de cubrir la nariz, boca y barbilla sin dejar aperturas. 

 

Una vez puesta, procura no tocarla. Cuando te la vayas a quitar, hazlo por la parte de atrás sin tocar la parte frontal, deséchala en un cubo en un cubo cerrado y lávate bien las manos. Asegúrate de acompañar esta medida con otras, como el distanciamiento interpersonal. 

Elige los espacios al aire libre para las reuniones

Para algunas empresas, las reuniones virtuales no son tan productivas como las físicas. En ese caso, se recomienda elegir espacios al aire libre, como terrazas o zonas abiertas, así como salas con sistemas de purificación del aire, siempre y cuando sea estrictamente necesario, y siempre con aerosoles que no generen un riesgo de contagio.

Evita compartir objetos

Los virus pueden vivir durante horas o días en una superficie, dependiendo de factores como la luz solar, la humedad y el tipo de superficie. Por esta razón, es importante no compartir objetos. En caso de que se haga, hay que priorizar las medidas sanitarias. De esta forma, se evitarán los contagios masivos sin necesidad de recurrir a medidas extremas, como la cuarentena. 

Evita los espacios reducidos

Se recomienda evitar cualquier espacio que no cuente con una corriente de aire constante, sobre todo los ascensores. Es mejor que utilices las escaleras para llegar a tu oficina. Esto se aplica a áreas comunes tanto dentro como fuera de las oficinas y que suelen ser pequeñas, como comedores, break rooms, etc. 

Consejos para tener una oficina a prueba de distanciamiento social

Si estás considerando retomar el uso de la oficina o tu equipo está comenzando a hacerlo, debes asegurarte de adaptar la infraestructura de tu empresa para que sea a prueba de distanciamiento social. Aquí te aconsejamos cómo lograr este objetivo:

Agrupación de tareas

Si varios roles realizan tareas similares que deben llevarse a cabo in situ, considera la posibilidad de agrupar y rotar esas tareas para que algunos miembros de tu equipo puedan trabajar a distancia, mientras una persona asume la responsabilidad in situ. Combina esta estrategia con un horario flexible para aumentar aún más el distanciamiento social y reducir el riesgo de que un profesional se ponga enfermo.

Crear un protocolo de desinfección

Incorpora puntos limpios en áreas estratégicas de tu oficina (entradas, cocinas, baños, salas de reuniones, etc), que dispongan de gel antibacterial, guantes, mascarillas, etc. Incentiva su uso por parte de todo el equipo. 

Incentiva el desuso del transporte público

Cuando la sede principal de la empresa queda lejos de los trabajadores, estos se ven obligados a usar el transporte público para ir a la oficina. En el metro y los buses es más difícil cumplir con las medidas de distanciamiento social. Por eso, es recomendable que consideres incorpores el uso de oficinas flexibles para evitar el riesgo de contagios mientras viajas a la oficina. 

Las medidas preventivas en nuestras ubicaciones

En todas las ubicaciones de Cloudworks contamos con espacios adaptados y un plan de medidas preventivas de alto estándar, garantizando el bienestar de todos nuestros miembros.

Gestionamos y supervisamos la implementación de este protocolo de forma integral. Tomamos en cuenta cada detalle: desde la desinfección hasta el uso adecuado de los espacios, aforos y suministros necesarios para que trabajes de forma segura y cómoda.