¿Qué es el brainstorm?

El brainstorming consiste en aportar una tormenta de ideas creativas que solucionen algún problema. Es una técnica que se utiliza para generar nuevas estrategias, disruptivas e innovadoras. Este término fue acuñado por primera vez en el año 1939 por el ejecutivo publicitario Alex Osborn, quien luego desarrollaría en profundidad el concepto en publicaciones como Your Creative Power, publicado en 1948, y su libro de 1953, Applied Imagination.

El brainstorming hace que la resolución de problemas se desarrolle en un entorno más relajado e informal para abrir las puertas al pensamiento lateral. Esto ayuda a que la gente se desbloquee, sacudiéndolos, hasta que superan los paradigmas tradicionales de pensamiento. Así nacen ideas inusuales que pueden ser efectivas para dar paso a nuevas acciones o estrategias. 

Por eso, durante las sesiones de brainstorming, hay que evitar criticar o premiar las ideas. El juicio y el análisis en la primera fase pueden atrofiar la inventiva de cada participante, y limitar su creatividad. 

¿Para qué sirve la lluvia de ideas?

Normalmente, los individuos o los equipos llevan a cabo una lluvia de ideas al principio de los proyectos como forma de encontrar soluciones innovadoras a problemas actuales, pero se puede incorporar esta técnica siempre que surja una necesidad de aportar nuevas ideas. Aunque el brainstorming se utiliza normalmente en grupos, también es una gran herramienta para que los individuos la utilicen cuando trabajan en objetivos y proyectos personales.

La resolución convencional de problemas puede verse, a menudo, socavada por un comportamiento grupal enfocado en idear propuestas poco imaginativas. Por eso se utiliza la tormenta de ideas, ya que proporciona un entorno abierto que incentiva la participación para facilitar la conceptualización de un plan más inventivo.

Los mejores resultados se obtienen empleando las diversas experiencias y conocimientos de los participantes. Así, se consiguen explorar nuevos enfoques que aporten beneficios a la resolución de problemas desde diferentes aspectos. 

Las 4 reglas para un brainstorming efectivo

Gestionando el proceso de un proyecto brainstorm según las "reglas" que se indican a continuación, es posible conseguir que los participantes se centren en el tema sin interrupciones, maximizarás el número de ideas que puedan generar y obtendrás esa gran sensación de unión de equipo que se produce en una sesión de brainstorming de 10. 

Registra todas las ideas

Sí, todas. Para coordinar una sesión de brainstorming efectiva, hay que documentar. Guardar un registro de todas las participaciones podría suscitar otras ideas en el grupo. Asegura que no se pierda, filtre o censure nada, y se da validez a los aportes de todos los involucrados en el proceso.

El registro de las ideas puede estar a cargo de una persona, o se pueden incentivar a los participantes para que escriban sus propias ideas. Este enfoque ofrece buenos resultados cuando hay algunos profesionales en el equipo que sean algo más introvertidos que el resto.

Busca una gran cantidad

La frase "calidad sobre cantidad" se usa mucho en los entornos empresariales. Sin embargo, cuando se trata de un brainstorming, ocurre exactamente lo contrario. Cuantas más ideas, mejor. En lugar de intentar pensar en una gran idea, el equipo debe trabajar en la cantidad para que surjan tantas como sea posible. Este método otorga más opciones para elegir y puede inspirar a otros a pensar en nuevos planteamientos. No todas las propuestas van a ser geniales, pero una mala puede dar lugar a varias buenas. 

Piensa sin prejuicios

La negatividad no tiene cabida en una sesión de brainstorming. Ninguna idea es mejor que otra, y criticarlas limita el número final que se comparten. Eliminar los prejuicios de la ecuación crea un entorno más provechoso para compartir pensamientos sin temor a ser juzgados por considerarlos "erróneos" o "estúpidos". De esta forma, nacen los aportes más inusuales y efectivos. 

Sugiere más ideas con el efecto multiplicador

Es importante aprovechar las ideas para inspirar y crear nuevos enfoques al combinar conceptos o extraer detalles de diferentes soluciones. Al evaluar cada propuesta para determinar cuáles son viables, innovadoras y más adecuadas para lograr el objetivo planteado, se consigue un efecto multiplicador. 

lluvia de ideas.jpg

¿Quién forma parte de una sesión de tormenta de ideas?

Las tormentas de ideas o brainstorming son mejores cuando se cuenta con un equipo diverso que esté conformado por los siguientes personajes:

Moderador

Contar con un moderador entrenado, ya sea externo o de la misma compañía, ayudará a que la sesión de brainstorming creativo se desarrolle sin problemas. Un experto sabrá cuándo hay que presionar para que se aporten más ideas y cómo centrar el debate cuando la gente se desvía del camino.

Participantes

Serán todas las personas encargadas de lanzar ideas y de participar en la retroalimentación de la sesión. Por lo general, los participantes están relacionados con el problema que se busca solucionar, aunque también son bienvenidos terceros de otros departamentos

Secretario

Será la persona encargada de anotar todas las ideas y de solventar cualquier problema que surja. Estará a cargo del moderador y parte de su papel será garantizar que en la sala no falte nada para que la sesión no se vea interrumpida. 

Técnica de desarrollo de un brainstorming

Las tormentas de ideas suelen constar de tres etapas: captación de ideas, debate y crítica, y selección. Las siguientes técnicas han sido desarrolladas para ayudar a superar las tres etapas.  

Técnica clásica

Se utiliza en grupos acostumbrados a generar lluvia de ideas. Consiste en presentar el problema y realizar preguntas para incentivar la creación de propuestas

Brainstorming 3-12-3

Consiste en elaborar una sesión de brainstorming de 3 sesiones, donde cada una de ellas dure 3, 12, y 3 minutos. En la primera fase, se deben escribir las soluciones creativas para solventar el problema. En la segunda, se crean parejas para que discutan y desarrollen 3 ideas al azar que fueron previamente escritas. En la última etapa, deberán presentar sus conclusiones.

Map mind

A veces, la primera idea que se comparte con el grupo no es la correcta, pero da lugar a tres ideas mejores. En esta técnica, el grupo comienza con un gran planteamiento y luego traza líneas que conectan otras propuestas relacionadas con la primera. Los mapas mentales son una forma visual de enfocar el brainstorming y pueden ser útiles para quienes piensan de forma más visual. 

Ranking forzado

Utilizada para elegir entre un amplio abanico de conceptos, esta técnica consiste en realizar un ranking (por ejemplo un top 10), en el que los participantes califican con puntos cada una de las ideas, basándose en criterios previamente determinados. Al final, se elige la que haya sumado más puntos. 

¿Cómo hacer efectiva una sesión de brainstorming?

Para conseguir un ambiente donde las ideas puedan surgir sin problemas, es necesario contar con varios factores. Por ejemplo, se deben tener claros los objetivos que se quieran lograr, y contar con técnicas que motiven e inspiren a los participantes. También es importante disponer de un espacio propicio, como los que provee Cloudworks. Creamos sinergias en las salas de reuniones y en los espacios comunes para que tu equipo pueda contar con la infraestructura y servicios necesarios, sin tener que concentrarse en nutrir su creatividad.